Conoce la exposición de la historia del automóvil de Londres
londres_museo_destacada

Si eres amante de los autos, o simplemente te interesa su historia y estas próximo a hacer un viaje a Londres, entonces esto es para ti, ya que el Victoria & Albert, museo londinense, cuenta con una exposición en la que recapitula la historia y trayectoria del automóvil a través de diferentes modelos y prototipos de todo lo que rodea a este invento de la ingeniería en esta demostración presentada por Efe Brendan Cormier, el comisario de esta exposición titulada Cars: Accelerating the Modern World

El punto de partida de la exhibición automotriz es entender que el coche es el objeto más importante del siglo XX y cómo ha ido revolucionado a través de los años, ya que es el objeto que más ha cambiado el día a día de las personas, la forma de las ciudades, incluso la forma del planeta.

La muestra que puedes visitar si estás en Londres, comienza con el Benz Patent Motorwagen 3. Un nombre complicado y largo para el que en realidad es el primer coche producido en la historia. Sus formas recuerdan casi a un carro tirado de caballos y se aleja de alguna de las piezas más delicadas de la exposición.

Fotografía del carro: Benz Patent Motorwagen 3

Aunque ese Benz pionero era mucho más lento que una tortuga, se trató de una revolución que instaló en el ser humano el concepto y la ilusión de la velocidad en un bólido, desatando una carrera para la construcción de modelos más rápidos. 

En 1903, preocupado por las consecuencias de este nuevo fenómeno para el bienestar de los peatones, el gobierno británico prohibió circular a más de veinte kilómetros por hora por las vías públicas, lo cual llevó a que un tal Hugh F. Locke King creara el primer circuito de carreras, Brooklands en el condado inglés de Surrey, en el que se establecieron infinidad de récords. La preocupación de las autoridades no estaba muy desencaminada. Un panel digital va contando el número de muertes por accidentes de circulación, que en lo que va de año supera 1.200.000 en todo el mundo a raíz de esto. 

Henry Ford dio el paso decisivo en la popularización del coche como medio de transporte al alcance de las clases medias con su invento de la producción sincronizada en cadena. No sólo revolucionó el sentido del automóvil, sino de toda la industria en general, multiplicando la capacidad de hacer dinero. La muestra del V&A hace mención al crecimiento de los sindicatos y a las huelgas en pos de mejores condiciones laborales.

Fotografía de Henry Ford

Buscando la máxima aerodinámica, General Motors fabricó un coche en los años 50 que podía alcanzar hasta los 320 kilómetros por hora. Bajo el nombre de Firebird (pájaro de fuego). Son 15 vehículos en total que se dan la mano en esta demostración. Desde el famoso ‘Beetle’ (escarabajo) hasta el coche burbuja, que despierta la curiosidad de los asistentes. 

Con esta prestación, la idea del coche como progreso tecnológico es un reflejo de la ingeniería del ser humano y de cómo ha conseguido que se puedan hacer cosas inimaginables hace no mucho. 

Además del protagonista principal, el coche, se reúnen elementos decorativos para el salpicadero, gorras, gafas para conducir, herramientas utilizadas para la fabricación de automóviles, pancartas de huelgas en contra de la robotización y réplicas en miniatura que inca pueden faltar. 

Cormier no rehúye hablar del daño medioambiental que tienen estas piezas de ingeniería y apunta que tanto el uso como la fabricación de las mismas provoca un gran impacto, que también tiene su desarrollo en la exposición.

De este modo, se explica también cómo las producciones de petróleo han variado, la preocupación creciente del cambio climático con el paso de los años, el aumento de temperaturas en los países más motorizados y el éxito de las energías renovables con los turismos eléctricos.

Fotografía que refleje el “auto del futuro”

El reto para el futuro es intentar vender los coches por ser magníficas obras de ingeniería y -además- por que sean buenos para el planeta. 

La exposición está comúnmente abierta desde noviembre hasta abril, año con año y, con sus 250 piezas, intentará demostrarte que el automóvil no solo es ese armatoste que sirve para pavonearse delante del vecino bajo el lema “el mío es más grande, bonito y caro”. 

La exposición está dividida en tres partes, una dedicada al descubrimiento de la velocidad, otra a la aparición de la producción en cadena, y la última a la relación con el medio ambiente y el paisaje. El epicentro de la primera de ellas es el Motorwagen 3 de Karl Benz, de 1886. Bertha, la mujer del diseñador, realizó el primer viaje del que se tiene constancia, sesenta kilómetros con origen y destino en la ciudad alemana de Mannheim, para los que necesitó cuatro horas. Es el punto de partida del mundo que describe la película de Orson Welles, Los magníficos Amberson , la transición de los automóviles iniciales –que parecían carruajes tirados por caballos– a los más modernos, y su influencia en el crecimiento de una nueva clase media alta mercantil que avanzó a expensas de la aristocracia tradicional.

londres_ojo_4

Esta demostración cultural del automóvil te está esperando en Londres y no te la puedes perder.

Información sobre el Artículo
Conoce la exposición de la historia del automóvil de Londres
Conoce la exposición de la historia del automóvil de Londres
Si eres amante de los autos, o simplemente te interesa su historia y estas próximo a hacer un viaje a Londres, entonces esto es para ti.
Editor
Tu Experiencia
Logo

Comentarios

Deja un comentario